Trucos para ahorrar en calefacción sin pasar frío



Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) de media un 15% de la energía que consume un hogar corresponde a la calefacción, esto supone unos 800€ anuales en el caso de un piso y alrededor de 1.4000 euros para las viviendas unifamiliares. Esto quiere decir que pequeños gestos en pro del ahorro y la eficiencia pueden tener un elevado impacto si los aplicamos.

Aísla tu casa del frío

  • La mejor forma de ahorrar calefacción es un óptimo aislamiento de tu vivienda. Doble o triple cristal, ventanas con perfil de PVC y rotura de puente térmico, aislamiento en paredes, suelos y techos, y cubrir convenientemente las filtraciones de aire.
  • Infórmate de las subvenciones para mejoras en la eficiencia energética de tu vivienda o comunidad.
  • Mantén puertas y ventanas cerradas. No ventiles más de 10 minutos. Baja persianas por las noches.

Aíslate del frío


  • Las camisetas de manga corta y la ropa cómoda para el verano. En invierno aunque estés en casa emplea varias capas de ropa, una buena bata, calcetines gruesos (o uno sobre otro), zapatillas de andar por casa e incluso gorro
  • Un buen nórdico para tu cama es una buena inversión.

Uso racional de la calefacción

  • En invierno pon el termostato de la calefacción entre 20 y 22 grados.
  • El uso de un programador te ayudará a evitar el consumo innecesario cuando no haya nadie en casa o por las noches.
  • Recuerda purgar el aire de los radiadores al menos una vez al año, al comienzo del invierno y realizar las revisiones periódicas a tu caldera.
  • No cubras ni pongas objetos sobre los radiadores.
  • Los ventiladores de techo son una buena idea también en invierno pues ayudan a redistribuir el calor del techo hacia abajo. Generalmente disponen de una posición específica para invierno.
  • Si vives en una zona fría te conviene pintar tu azotea con colores oscuros, pues absorben la radiación solar.

Leyendas urbanas del ahorro (falsas creencias)

  • Al contrario de lo que se cree el método de calefacción más eficiente es la bomba de calor. Además te permite tenerlo funcionando únicamente en las habitaciones donde haya gente y es más rápido. Además si disponemos de agua caliente por placas solares y cocina de inducción (son en sus categorías los más eficientes) podemos desconectarnos del gas natural y ahorrar las cuotas fijas del consumo, revisiones obligatorias, alquiler de contador...
  • Los paneles reflectantes para radiadores: se trata unas láminas metálicas que según cierta organización de consumidores nos permiten ahorrar hasta un 20% en calefacción. Olvídate, no sirven. Si quieres saber por qué te recomiendo este post de Nergiza: http://nergiza.com/paneles-reflectantes-para-radiadores-ahorran-energia/
  • Emisores térmicos de bajo consumo: sencillamente son un engaño. La eficiencia térmica de todos los aparatos de calefacción eléctricos de resistencia es la misma. Da igual si llevan ventilador, aceite, “gel de grafeno”, calor azul, amarillo o verde esperanza: todos a igualdad de potencia gastan lo mismo y dan la misma cantidad de calor. ¿No te lo crees? Según el efecto JOULE 1.000 watios eléctricos se transforman en 860 Kilocalorías de calor, siempre. Echa un vistazo a este artículo: http://ahorrarcadadiaconloselectrodomest.blogspot.com.es/2014/10/que-eficiencia-energetica-tienen-los.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario